Compresores IDE

MADE IN GERMANY

REFLEXIONES SOBRE LA DIRECTIVA CE PARA SISTEMAS DE LLENADO DE AIRE RESPIRABLE O POR QUÉ "MADE IN GERMANY"

La normativa legal vigente ha sido parcialmente sustituida o derogada por la Directiva Europea de Equipos a Presión, cuyo periodo de transición o aplicación de 5 años comenzó el 29.11.1999. Esto significa que durante estos 5 años se pueden aplicar las normativas nacionales sobre recipientes a presión y la nueva Directiva de la CE. Si un fabricante certifica un recipiente a presión o un conjunto después del 29.11.1999 de acuerdo con la nueva Directiva CE, esta certificación y el tratamiento asociado según la nueva Directiva CE deben ser reconocidos por las autoridades de los países miembros.

Una y otra vez, los operadores de estaciones de servicio se muestran contrariados y poco comprensivos porque a algunas autoridades todavía les cuesta aplicar las nuevas directivas y en algunos estados federados se ignoran sistemáticamente estas directivas de la CE e incluso las federales.

En muchas conversaciones sobre este tema, rápidamente se pone de manifiesto que las autoridades no actúan de forma arbitraria o acosadora, sino que a menudo se debe a la incertidumbre en la aplicación de la nueva normativa y, sobre todo, al grave retroceso que supone para nosotros, los alemanes (por cierto, algunos de nuestros vecinos piensan lo mismo), respecto a los niveles de seguridad que hemos alcanzado aquí, de los que la autoridad encargada de conceder las licencias puede tener que responsabilizarse en última instancia en caso de accidente.

La liberalización de la normativa en el ámbito de los recipientes e instalaciones a presión, que debe conducir a la futura adaptación de las normas de seguridad a un nivel común dentro de la CE, supone para los operadores de dichas instalaciones pérdidas considerables, no del todo inocuas, en algunos ámbitos.

Llegados a este punto, nos gustaría demostrarles con un ejemplo por qué algunas autoridades de aquí (con razón, en opinión del autor), y sobre todo los expertos de la TÜV, están trabajando con gran preocupación en una nueva normativa nacional adaptada y actualizada y están teniendo tantas dificultades con las homologaciones.

Ejemplo:

La carcasa final del filtro, fabricada en aluminio por un conocido fabricante de compresores de otro país europeo, correspondía a un recipiente a presión de la clase II según la ordenanza alemana sobre recipientes a presión.

(contenido de volumen x presión máxima = <200) en este caso (0,749 L x 265 W = 198,49)

Los recipientes a presión de la clase II no requieren un examen de tipo, sino sólo un certificado del fabricante y el correspondiente marcado.

Según la nueva directiva de la CE, el mismo recipiente a presión con un volumen de 0,749 L puede presurizarse hasta unos inimaginables 1.000 bares, sin que sea necesario un examen de tipo o similar.

Todo lo que se requiere es un certificado del fabricante que indique que este recipiente a presión y su fabricación cumplen con las "buenas prácticas de ingeniería".

Para ello, permitamos la pregunta, que cada uno puede responder por sí mismo: "¿Qué es una buena práctica de ingeniería en Alemania en comparación con Portugal o Grecia?"

Sin querer ofender a nuestros vecinos, esto puede ser una diferencia grave, pero para nosotros supone un retroceso de seguridad de varias décadas. Imagínese que el homólogo austriaco de nuestra Ordenanza de Recipientes a Presión, la Ordenanza de Calderas de Vapor, que es casi idéntica en los puntos más importantes, data de la monarquía K+K.

Los recipientes a presión que superen el valor de 200 requieren en cualquier caso un examen de tipo por parte de la BAM (Oficina Federal de Ensayos de Materiales). Cuando el mencionado fabricante del sur producía compresores de 300 bares y los correspondientes filtros, los tubos de los filtros se acortaban en aras de la simplicidad para ahorrar costosas pruebas de tipo y costes y así permanecer en la clase II de los recipientes a presión. Por supuesto, sólo lo hacía si los clientes alemanes o austriacos lo exigían (en otros países, y especialmente en el país de este fabricante, las normativas no son tan interesantes, sobre todo si son de otros países, están muy lejos). Una actuación que sería impensable para los fabricantes alemanes sólo por razones de responsabilidad.

Como conclusión, se puede suponer que los fabricantes responsables de Alemania o Austria siguen construyendo sus sistemas de acuerdo con las regulaciones probadas como "AD-Merkblätter" o "technische Regeln für Druckgase und Druckbehälter". Es una forma de volver a hacer honor al otrora proverbial "Made in Germany" y demostrar así el progreso tecnológico y la calidad.

Durante décadas, los fabricantes italianos prefirieron comprar coches o máquinas alemanas para fabricar sus productos. Esto no fue un accidente y los fabricantes alemanes harían bien en recordar un poco las viejas tradiciones y aprovechar este retroceso tecnológico en materia de seguridad impuesto por Bruselas como una oportunidad para recuperar una parte del "Made in Germany".

No debe haber concesiones en la seguridad de las instalaciones y la maquinaria, ni mucho menos retrocesos, sino que los países más rezagados en este aspecto deben intentar ponerse al día con la ayuda de los miembros de alta tecnología. Los retrocesos tecnológicos no traen consigo ningún progreso, ninguna innovación y, por tanto, son también retrocesos en el nivel de la educación o provocan una migración aún más masiva de buenos trabajadores cualificados.

Este artículo no pretende en modo alguno sugerir que el autor o la industria sean antieuropeos o quieran llamar al boicot contra algunos fabricantes de los países miembros.

La idea de Europa no es ciertamente que cada miembro renuncie a su identidad. Con esta política, Europa corre cada vez más el riesgo de perder su ya empañada imagen tecnológica y se convierte así en un "socio" cada vez más conveniente para los estadounidenses (o "candidato a la absorción" en la era de la globalización y la absorción de los mercados).

Sin embargo, algo que podemos aprender de los estadounidenses y aprovechar es un poco más de orgullo nacional.

POR ESO EL LEMA - CALIDAD Y SEGURIDAD - MADE IN GERMANY